LA PAPAYA.



La papaína es una enzima que encontramos en la Papaya y de la fruta que la contiene recibe su nombre. Esta enzima tiene un efecto antiinflamatorio y tiene la capacidad de eliminar las células muertas. Las células muertas, cuando no se desprenden, obstruyen el orificio piloso y se produce la inflamación por infección. Es por eso que se aconseja realizarse exfoliaciones de vez en cuando.

Desde hace años, las empresas farmaceúticas han utilizado la papaya como ingrediente esencial en cremas para evitar la aparición de granos, antiacné y rejuvenecedoras. Y es que además de impedir que aparezcan granos, o reducir su inflamación, la papaína consigue repara y crear un efecto tonificante en la piel.

 La forma más fácil de tomar la papaína es tomando zumos de papaya. De este modo ya estaremos ingiriendo la enzima papaína. 

Otro modo de utilizar la papaína es preparando el siguiente remedio casero.

Tienes que lavar y secar la fruta. Luego la cortas y le quitas las semillas. Una vez hecho, lo trituras todo hasta conseguir una pasta. 

Luego se aplica en la zona donde hay o donde suelen aparecer granos. Dejamos actuar entre 15 y 20 minutos. 

Ya que esta enzima deshace las grasas depositadas en la piel, es fácil que esta se reseque. Si sucede esto, lo ideal es aplicar una crema hidratante.