Una mezcla de pan y leche.

A quien no le ha pasado que de la noche a la mañana, se levanta con un grano, justamente en el peor momento: cuando tenemos una cita, cuando empezamos las clases, o tenemos una boda o fiesta. Estos son los peores granitos. Pero si lo tratamos a tiempo, podemos hacer que desaparezca en pocas horas y sentirnos así más cómodos.

Para este remedio, lo que vamos a utilizar es leche y pan. Es un remedio muy sencillo.  Lo primero que haremos será limpiar la cara, eliminar todas las impurezas y restos de grasilla que podamos tener. Una vez limpia la cara, mezclaremos en un pequeño recipiente un poco de miga de pan con un poco de leche (mejor si el pan es de avena, aunque no es necesario). Empapamos bien la miga hasta conseguir una pasta. 
Antes de irnos a dormir, nos ponemos en la parte donde se encuentra el grano, un poco de el preparado, y con una gasa o tirita lo sujetamos toda la noche para que el ácido láctico vaya actuando. Verás como por la mañana cuando te levantes el grano se ha secado y, si no ha desaparecido, apenas se verá.


2 comentarios:

  1. Una pregunta, cuando se seca que hago?

    ResponderEliminar
  2. Simplemente enjuágate con agua fresca y con jabón neutro.

    ResponderEliminar