Sobre los aceites esenciales para el acné.

Los aceites esenciales de enebro, limón y ciprés (aceites que puedes encontrar en tiendas de cosmética natural) son muy útiles en el tratamiento del acné.

El problemas de estos productos es que son muy potentes y efectivos y, en dosis inadecuadas, pueden irritar la piel. Como siempre, estos aceites pueden ser diluidos en aceite portador: puedes mezclar una gota de aceite de cada uno de estos tres aceites ( enebro, limón y ciprés) por cada tres cucharadas de aceite de oliva ( el aceite portador).

Aplica este preparado diluído sobre el granito, acné, con un bastoncito de algodón o una gasa o toallita (no debe ingerirse).