Remedio para los granos: vinagre y agua.

Este es un remedio natural, casero y muy simple que te ayudará para eliminar los granitos en unos pocos minutos. Con este remedio conseguirás quitar los granitos rápidamente y mantener la piel sana y luminosa.

Para ello solo hay que mezclar un par de cucharaditas de vinagre de sidra y luego unas 5 cucharaditas de agua destilada (si no tienes agua destilada no importa, puedes hacerlo con agua del grifo). Se remueven los ingredientes hasta que se mezclen bien y luego se aplica directamente o con un algodón, sobre la zona afectada. Se deja actuar durante una media hora y después se lava la cara con agua fresca o tibia.