Remedios caseros y naturales: tomates desengrasantes.

Colocarse una rodaja de tomate maduro sobre la zona de la piel donde tenemos la espinilla o el grano ayuda a secarlos más rápidamente y por tanto a que desaparezcan antes y sin dejar marcas visibles en un futuro.

Además, los tomates poseen propiedades desengrasantes por lo que resultan muy adecuados para el tratamiento del acné o granos en la cara o cualquier parte de la piel del cuerpo.

Este truco casero es muy efectivo puesto que el tomate al dejarse sobre la piel, empieza a secarse y tiende a convertirse en una masa absorbente de manera que ayuda a eliminar la grasa de los granos contribuyendo a que se sequen más rápidamente y así desaparezcan. Además, se puede aplicar a diario puesto que no es agresivo con el rostro.

La rodaja de tomate debe dejarse varias horas para que empiece a secarse, lo ideal es que te lo apliques antes de irte a dormir, puedes sujetarlo con esparadrapo, y por la mañana te lo quitas. Te lavas la cara donde estaba el grano con agua fresca y jabón neutro. Verás como funciona!!!